¿Merece la pena que mi hijo vaya aprendiendo otro idioma? Si apenas habla

En este artículo comparto mis experiencias y observaciones personales en la enseñanza de un nuevo idioma en los niños. ¿De qué edades? Hablaré de los más pequeños, es decir niños de uno y dos años.

Como padres responsables y conscientes de la necesidad del inglés, queremos lo mejor para el futuro de nuestros hijos. Queremos prepararlos lo mejor posible para la vida. Vemos muchos anuncios de cursos de inglés o de  otro idioma para los más pequeños. Una tendencia que cada vez tiene más importancia en el mercado.

En nuestra generación muchos pasamos por el típico método de memorizar vocabulario nuevo y  practicar la gramática de una forma monótona y aburrida. Entonces podemos pensar:Qué maravilla, si mi hijo aprende inglés desde pequeño tendrá las puertas del mundo abiertas. ¿Pero va a funcionar?”

8351po

La mayoría de los padres con los que tengo la primera reunión me confiesan sus dudas y preocupaciones. “¿Merece la pena  si todavía no habla? ¿No se va a liar con los dos idiomas?” Entiendo que al principio es difícil imaginarse una clase con niños tan pequeños. ¿Cómo es la dinámica de la clase, qué hacen los niños, como aprenden si no hablan?

Los niños suelen venir al curso en grupos pequeños, de tal modo que la profesora puede tener con ellos un contacto muy personal. Al principio no es necesario que los niños hablen. Si lo pensamos bien, el primer año de su vida también absorben como esponjas su lengua materna antes de que suelten su primera palabra al mundo. Lo más importante es que se den cuenta de la existencia del otro idioma, que interioricen nuevos fonemas y sonidos, que desarrollen al máximo su oído. Los niños escuchan, observan, absorben nuevos conocimientos y evalúan.

16730614_1342908925759235_3608831315332059875_n

Los más valientes se lanzan y colaboran con la profesora ya después de la segunda o tercera clase. Otros niños sonríen, observan qué pasa y participan solamente cuando la atención está centrada en ellos. Eso no quiere decir que aprendan menos. Simplemente tienen un período de silencio más largo. Es una fase muy típica en los  niños de uno a tres años. Sin embargo ningún niño tiene un manual donde dice cuánto tiempo va durar este período. En un momento dado llegará un cambio y nos sorprenderán con todo lo que saben.

20161108_111021

Hace tres años uno de nuestros amigos apuntó a su hija de dos años a la academia y yo estaba encantada de tener su confianza. Era el grupo donde yo estaba dando las clases. Los niños eran fantásticos, solamente que justo la hija de nuestros amigos dijo únicamente una frase en todo el año „biscuit, please“ (galletita, por favor).

Sin embargo, en la clase participaba un montón de forma no verbal y entendía todas las instrucciones. A mi pregunta de cuál era su color favorito, señaló con su dedito una pelota roja. Lo entendía todo pero era vergonzosa y este período duró casi un año. ¿Y cómo es hoy? Ya no es una niña vergonzosa, sigue con nuestras clases y ahora no para de hablar, de cantar, de repetir nuevas estructuras y vocabulario.

A veces queremos ver los resultados en una semana o un mes, pero especialmente en la adquisición de otro idioma hay que tener paciencia. ¡Siendo constantes los resultados llegan!

¡Creed en vuestros hijos, porque son pequeños genios!

SAM_3878

Komentáře

Přidat komentář

Vaše emailová adresa nebude zveřejněna. Vyžadované informace jsou označeny *